Fascitis 

19 junio 2017

He vuelto a las sesiones de ondas de choque. La mejoría en el pie izquierdo está en el 60% (eso me pidió la rehabilitadora que evaluará, y en ese formato, un porcentaje. Como si el dolor cotizará en bolsa y tuviera fluctuaciones en su valor). Me han toca dos sesiones más. 

La máquina de las ondas es como un martillo grande unido con cables a una consola de la nave de Star Treck. La doctora la posa sobre la planta del pie, previamente untada con vaselina como si fuera un cerro camino de la barbacoa. Luego pulsa un botón y aquello empieza a hacer ‘toc toc’ y a provocar indoloro como de pinchazos que jode. Cuando acabadas, te quitas el kilo y medio de vaselina con un rollo de papele de cocina y hala, a casa hasta la siguiente. 

Todo sufrimiento es poco por sanar el puto pie que lleva un año dándome por el saco. Incluso que la consulta parezca el camarote de los hermanos Marx, con sillas, mesas y camillas que entrarían ya justas en el salón de mi casa. El pie se me pone como una bota. Y duele los dos siguientes días al tratamiento. Pero merece la pena. Creo…


La conga

6 junio 2017

Aquí estoy, camino del traumatólogo, a ver cómo evoluciona el pie izquierdo de las ondas de choque y a que empiecen a trátame el derecho. Lo llevo como una bota, hinchado que va a reventar. Y me voy a cagar en todo lo que se menea, que me veo otro año dando tumbos hasta que den con la forma de curarlo. Me vo a terminar quedan zampo, caminado de lado a lado como hacía Fraga, y teniendo que hacer los recorridos largos en esos cacharros mitad silla mitad motocicleta que usan los jubilados con posibles. Aunque tampoco, porque yo no soy de posibles…
 

En fin, que hace un año que un punto empezó a dar por el saco, y ahora el otro, envidioso y cabrón, le ha cogido el relevo. Y cojo como estoy, la mala hostia que gasto se multiplica. O sea, que estoy como Dios.

Seguiré informando…


Plato combinado…

30 mayo 2017

De primero:

1.- me ha empezado a doler el pie derecho igualito a cómo me dolía el izquierdo antes (y después también) de que me diagnosticaran una fascitis. Me voy a cagar en todo lo que se menea… (Ya estoy con médicos antes de quedarme cojo del todo, porque lo antiguo sigue sin acabar de curar. Ni ondas de choque ni hostias…)

De segundo:

2.- mi vecino de descansillo pone la radio cuando se levanta, me molesta pero no puedo decirle nada porque no la pone alta y además en su casa hace lo que quiere. También le oigo las pelis porno cuando estoy en el cuarto leyendo, también me molestan (me asustan, porque estos films no son de diálogos largos sino más bien de gritos repentinos) y tampoco puedo decirle nada.

De postre:

3.- las láminas con cuadros de pintores impresionistas de mi centro de salud le dan un aspecto como de piso de estudiantes, inconsistentes del todo entre paredes crema, muebles metálicos del 2000, sueños de gres de los 90 y médicos y enfermeras post15M que llenan las corcheras de recepción de llamamientos a la reivindicación callejera. Lo de los enfermos en la sala de espera contando cómo se murió su vecino es el toque exótico que lo hace más atractivo aún si cabe.


Como me aburren…

11 mayo 2017

… Todos esos horteras que en cuanto llega el buen tiempo se embuten en pantalones cortos y camisetas de tirantes, luciendo blanquecinas pieles depiladas sin vergüenza ninguna …

… Esos mismos horteras que se van pelando de frío cuando se quita el sol y las sombras ocupan aceras y terrazas, y ellos convulsionan intentado mantener el tipo …

… Los mismitos horteras que tienen que volver a las ropas de invierno porque los rayos del sol han sido la mera ilusión de unas pocas horas en fin de semana…

…. Idénticos horteras que planifincan su verano en la playa a voz en grito después de salir del gym como si fueran sobrinos de la reina de Inglaterra camino de un viaje de ensueño alrededor del mundo…


Estos días…

13 abril 2017

1. Voy a pasar la Semana Santa en Santander

2. Espero cruzarme con los conocidos justos, que con la edad aguanto cada vez menos a la gente

3. Si llueve se van a oír mis juramentos en Sebastopol

4. Tengo que acordarme de comprar una quesada que me ha pedido Alfred para saltarse la dieta

5. A ver si lío a José Manuel para visitar la exposición de los santos de procesión de todos los años

6. No tengo ni la más mínima intención de pisar la playa, incluso aunque haga bueno

7. Tengo muchas ganas de leer El Diario Montañés, que la prensa de aquí no tiene sección de esquelas

8. Seguro que está la ciudad moderna y renovada como nunca

9. En fin…


Radio María

28 marzo 2017

Hoy, en el trayecto hasta el trabajo, que me lleva media hora para hacer 15 kilómetros, he conducido escuchando Radio María. Es una delicia de emisora. Primero, unos niños cantando ‘Gracias, Señor’, todo alegría esperando acabar el día con Él. Luego el repertorio completo de oraciones, algunas que ni me acordaba de que existen. Y después el santoral, con parada para conocer la vida y milagros del Papa Sixto III, un pobre hombre que tuvo que lidiar con otro Papa hereje y el desprecio de la grey. No me ha dado tiempo a escuchar el Evangelio… Tengo esta radio memorizada en el botón ‘1’ del aparato. Cuando hago viajes largo me gusta ponerla un rato. Me encanta escuchar a los curas hablar mucho y no decir nada. Tiene una envidiable capacidad para enlazar frases sin sentido, usar decenas de adjetivos, y repetir todo el tiempo lo mismo con palabras diferentes en cada ocasión. Lo mejor suele ser el entusiasmo de los religiosos hispanoamericanos, que lazan mucho la voz y dicen todo el rato ‘aleluya’. Una vez me tiré casi una hora escuchando a una monja que era bióloga haciendo cabriolas en el aire para conectar lo divino con lo científico. ¡Y salió indemne!
Yo de mayor quiero ser como ellos, despreocupados por lo humano, ensimismados en lo divino, y viviendo tan alegremente. Qué suerte que tienen…


Estoy hasta los mismísimos…

10 marzo 2017

… de los que se creen por encima de todos y de todo, y se convierten en policía, fiscal y juez.

… de los que juzgan sin conocer, y completan lo que imaginan con la misma maldad que usan para moverse por la vida. 

… de los que no están contentos con lo que tienen y enredan en lo que no tienen solamente por envidia.

… de los que no son nada y se creen todo, y andan pisando fuerte sin inmutarse de a quién joden por el camino. 

Una mamarracha de medio pelo me ha puesto en un compromiso en mi trabajo por validarse frente a sus jefes. Tomo nota, porque no pienso consentir que se comprometa no profesionalidad. Arrieros somos…


A %d blogueros les gusta esto: