La conga

Aquí estoy, camino del traumatólogo, a ver cómo evoluciona el pie izquierdo de las ondas de choque y a que empiecen a trátame el derecho. Lo llevo como una bota, hinchado que va a reventar. Y me voy a cagar en todo lo que se menea, que me veo otro año dando tumbos hasta que den con la forma de curarlo. Me vo a terminar quedan zampo, caminado de lado a lado como hacía Fraga, y teniendo que hacer los recorridos largos en esos cacharros mitad silla mitad motocicleta que usan los jubilados con posibles. Aunque tampoco, porque yo no soy de posibles…
 

En fin, que hace un año que un punto empezó a dar por el saco, y ahora el otro, envidioso y cabrón, le ha cogido el relevo. Y cojo como estoy, la mala hostia que gasto se multiplica. O sea, que estoy como Dios.

Seguiré informando…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: