Plato combinado…

De primero:

1.- me ha empezado a doler el pie derecho igualito a cómo me dolía el izquierdo antes (y después también) de que me diagnosticaran una fascitis. Me voy a cagar en todo lo que se menea… (Ya estoy con médicos antes de quedarme cojo del todo, porque lo antiguo sigue sin acabar de curar. Ni ondas de choque ni hostias…)

De segundo:

2.- mi vecino de descansillo pone la radio cuando se levanta, me molesta pero no puedo decirle nada porque no la pone alta y además en su casa hace lo que quiere. También le oigo las pelis porno cuando estoy en el cuarto leyendo, también me molestan (me asustan, porque estos films no son de diálogos largos sino más bien de gritos repentinos) y tampoco puedo decirle nada.

De postre:

3.- las láminas con cuadros de pintores impresionistas de mi centro de salud le dan un aspecto como de piso de estudiantes, inconsistentes del todo entre paredes crema, muebles metálicos del 2000, sueños de gres de los 90 y médicos y enfermeras post15M que llenan las corcheras de recepción de llamamientos a la reivindicación callejera. Lo de los enfermos en la sala de espera contando cómo se murió su vecino es el toque exótico que lo hace más atractivo aún si cabe.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: