Fascitis plantar

Me estoy quedando cojo. Y me hago viejo. Que son cosas que por lo visto van unidas en según qué casos. Me ha salido un ‘espolón calcáneo’ y me han diagnosticado una ‘fascitis plantar’ (no sé si tiene que ver lo uno con lo otro, porque no he entendido las explicaciones de los tres médicos que me han visto, y Google tampoco es muy claro al respecto). Hace mes y medio que tengo unos dolores terribles en el talón izquierdo. Lo fui dejando, por eso de que ir al médico me enferma, y mira tú qué desgracia más grande ahora: fascitis (la inflamación de la fascia, que es algo que va del talón a los dedos, y que cuando se inflama ‘duele’ -si, doctor, sí, le aseguro que duele; duele que jode-).

La semana pasada acabé por la noche en urgencias (todo un mundo que os tengo que contar) porque tenía entumecida la pierna entera, y hoy he estado en el traumatólogo, una chica muy profesional que me explicó que la infiltración que me ofrecía para quitar el dolor ‘duele un poco bastante’. Le dije que sí, casi me desmayo, y del propio sufrir he acabado agotado. Me ha dado unos ejercicios para hacer, que empezaré mañana, y programado revisión para dentro de mes y medio. Siguiendo su consejo, me tengo que comprar unas plantillas (las que a juicio del farmacéutico mejor me vengan, que seguro que son las más caras que vende) y acostumbrarme a usar calzado de suela gruesa. O sea, todo ellos la definición de la decrepitud más absoluta. Me afecta tanto todo esto que me estoy dando cuenta de que voy a tener un envejecer muyyyyyyy malo…

Seguiré informado, mientras voy imaginando qué es lo siguiente que me empezará a doler y cómo puede acabar siendo curado (con más dolor sobre el dolor, seguro)…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: