Desfile y una foto

El miércoles estuve en el desfile de Bimba Bosé de la MBFWM. A César le regalaron dos entradas, y a Matadero-Madrid que nos fuimos a ver el espectáculo. Los desfiles de moda suelen ser una cosa muy fashion, llena de modernos y modernas, y algún famoso que se deja caer para hacer ‘photocall’. De moda no entiendo mucho. Me cuesta escoger lo que me compro, así que como para valorar trajes estoy yo. Pero este de la Bosé me gustó mucho. Muy vanguardista y rompedor, mezcló el pase con música, bailarinas, chicos en patines, en bicicleta y en monopatín. La ropa estaba a tono con el show (guerrilla urbana y españolidad lucidos por modelos que no eran profesionales), que acabó con la aparición de la diseñadora subida a un podio de pincha-discos. El edificio dio mucho juego. Matadero es pura modernidad arquitectónica, a pesar de llevar allí más de un siglo.

El evento estaba patrocinado por una marca de cerveza, que ofreció un catering al terminar para que la gente se dejara ver y pudiera charlar entre ella si le apatecía. Dice César que entre el famoseo que va a los desfiles debe de haber mucha miseria y mucha hambre, porque las copas y los canapés se acaban antes de que los chicos con las bandejas acabaran de bajar las rampas por las que salían. Entre los asistentConAlexdelaIglesiaes estaba Alex de la Iglesia, y me hice una foto con él. Me da corte pedirle fotos a la gente conocida, porque parece que les importunas si lo haces. Pero el director de cine no puso ninguna pega, me pasó el brazo por el hombro y hasta agradeció mi agradecimiento. Estoy tan encantado con la foto que la he impreso y he comprado un marco para colocarla en la estantería de los libros. Los de pueblo es lo que tenemos, que nos emocionamos con bien poco. A partir de ahora, voy a tener menos reparo y a hacerme más, aunque procuraré ser selectivo y escoger solamente gente famosa de verdad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: