Navidad, luces y adornos (y Reyes)

Está el ayuntamiento que no cabe una luz más en la fachada. Parece que hayan arrasado las tiendas de los chinos, llevándose todos los cordones de lamparitas blancas de esas de bajo consumo, que es lo que se lleva ahora. El adorno les ha quedado como de ‘quiero y no puedo’, muy barroco, tirando a pueblerino. A veces, la virtud (y el buen gusto) está en usar lo justo, de lo que sea, para no parecer acomplejado. Un amigo mío un poco exagerado dice que lo han decorado como si fuera un burdel de carretera secundaria. En realidad tampoco es así, le digo yo, porque a los burdeles les ponen más luces rojas…

Para la plaza han recuperado los mismos pobres renos luminosos que estrenaron hace así como 10 años, y que empiezan a estar para el arrastre. Estos al menos no se los ha levantado ningún borrachuzo de fin de semana, como al de cartón que decoraba eso tan espantoso de la ‘Casa de la Navidad’ de los comerciantes. Me ha querido dar un ictus cuando he sabido que les ha costado ¡51.000 euros! Y más cutre no les había podido quedar. Cuando yo era chaval, por unos carnavales, entre Paco, César y yo nos hicimos un barco pirata con las maderas de las cajas de la fruta que vendía mi abuela en su tienda, que tenía mejor pinta que la chapuza esta. También se nos desarmó a la primera de cambio, pero sólo nos costó el tiempo que estuvimos entretenidos construyéndolo, y no ese dineral. Por esa pasta les hacemos el Paco y yo una réplica del Palacio de La Magdalena en tamaño natural. Total, para que quede una mierda…

Como los recortes seguro que llegan a la Cabalgata de Reyes, propongo que los concejales se repartan papeles en las carrozas y fuera de ellas. Alguno puede hacer de camellero o de cabrero. Otro par, de pajes. En la carroza de Disney, podrían ocuparse de ser Minnie o Micky, incluso Pluto. Y si sale un carro con un portal de Belén, quedarían muy bien de mula y de buey. El caso es que hagan algo de provecho al menos una vez al año, en una cosa tan bonita e inolvidable para los niños como es la llegada de los Reyes Magos. Sin cobrar dietas, por supuesto, aunque esto tal vez echara a atrás a más de uno/a…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: