Los Indianos en La Palma

En la isla de La Palma (que es tan canaria como Tenerife, Gran Canaria o Lanzarote) cada lunes de carnaval celebran la fiesta de “Los Indianos“, un divertimento popular en el que el talco, las guayaberas y los trajes de época con blondas y sombrillas son los protagonistas. Allá por los años 80, los palmeros fusionaron la tradición de empolvarse en carnestolendas con el remedo del regreso a la isla de los que habían emigrado a hacer las Américas y volvían con dinero. Crearon un festejo que hoy está profundamente arraigado y que va ganando tanta fama en Canarias y fuera de ellas como la que tienen los carnavales de Cádiz o los de Santa Cruz de Tenerife.

Con la parodia del recibimiento a los indianos en el ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, la llegada de la Negra Tomasa al Puerto de la ciudad, y la Espera al son de la música cubana y de las degustaciones de caña de azúcar, melaza y mojito, empieza la fiesta. A partir de ese momento, únicamente el “buen rollo” está permitido. Eso y lanzar kilos de talco al aire, bailar guajiras, guarachas y congas, tocar la marímbula, el tres cubano o las maracas, y recorrer las calles durante horas solamente divirtiéndose.

También es obligatorio vestir adecuadamente. Los Indianos solamente son los indianos si los señores visten guayabera y pantalón blanco, o traje de lino, con sombrero panameño o de tela blanca, y las señoras trajes de época también en blanco o en beige con encajes, pañuelos con flores y abanicos.

Los Indianos han convertido el Lunes de Carnaval en la isla de La Palma en la unión de la tradición, la idiosincrasia palmera y la diversión en un referente de la fiesta. La Isla de La Palma ha sabido hacer suya una celebración en carnaval que antepone historia a modernidad, abierta y participativa, que debe ser la envidia de muchos pueblos. Polvos de talco, trajes del XIX, Cuba y ganas de pasarlo bien. Eso son Los Indianos  (http://www.losindianos.es/). Ojalá en todas partes supieran hacer lo mismo, que no es otra cosa que traer la historia al presente y divertirse con ella.

(Este post va dedicado con todo mi cariño a cuatro palmeros en Madrid: Angelys Andreina, Silvia, Airam y a César).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: