Mi vida en el gim (4)

Hay dos costumbres de la gente del gim que me llaman mucho la atención. Una es la de los bebedizos que se toman después de acabar los ejercicios. Mezclan unos polvos con agua del grifo, lo agitan en unos botes con forma de biberón, y después se lo beben sentados en el vestuario, algunos en la sauna. Supongo que serán complementos vitamínicos y esas cosas, claras de huevo artificiales y plátano seco. O algo así. Yo me conformo con un acuarius, y pocas veces, porque no me viene bien para el estómago. El agua en botellas de plástico es más corriente en la salas de ejercicios, y de relleno, que se nota en el estado rugoso de las botellas.

La otra es lo de las bolsas de plástico para las zapatillas, las chancletas, el champú y las ropa usada. Una para cada cosa, por supuesto, y todas blancas, de Carrefour, Eroski, Lupa, Mercadona o Día. No he visto ninguna de El Corte Inglés, pero debe de ser porque son más rígidas, más incómodas de manipular y remeter en la bolsa de deporte. El trajín de bolsas para arriba, bolsas para abajo, con su correspondiente ruidito marca momentos estelares en los vestuarios. Yo no llevo. Me apaño bien con los bolsillos laterales. Tengo el recuerdo de mis tías mellizas ancianas guardando bolsas de plástico por todos los cajones de la casa, recogidas en un nudo. Luego se lo vi hacer a mis abuelos, y ahora lo hace mi padre. Así que las bolsas de plástico guardando cosas que no sean la compra o la basura siempre me han parecido asunto de la senilidad de la senectud.

JM y yo hemos hecho amistad con una de la señoras que limpia las instalaciones. Me encanta la sorna que tiene, y cómo gruñe cuando pasa a su lado alguien que le cae mal (ya nos ha asegurado que nosotros no). Habla con todo el mundo, y el otro día la pillé mirándole el culo a uno de los muscolocos y suspirando. Es de lo más divertido del gim, si quitamos a los asimétricos de las pesas.

(PD. Este post se lo dedico a JM porque me está obligando a machacarme. De los dolores terribles que padezco su madre no tiene la culpa).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: