¡Santander2016 es ruidosa!

En España, si cualquier cosa festiva no es ruidosa, es que no parece festiva. Todo tiene que ser estridente, atronador, molesto. Y además, en provincias, si lo festivo no parece pueblerino, aún lo es menos. En la programación del churro este de Santander2016, la ocurrencia de las fiestas vecinales de Santandeuropa aúna las dos condiciones, que ya tiene narices. Unos tambores y unos cencerros me han despertado de la siesta el viernes. El comité de sabios culturales que se está currando la candidatura debe levantarse tarde por la mañana, y no necesita siesta. Y se deben creer que todos andamos del palo, con la cabeza docta sólo en idear paridas y tan descansados como ellos. El caso es que han lanzado toda una banda de tambores de las de Semana Santa por las calles del barrio dando por el saco mientras hacen ondear la bandera de Italia, que es el país que nos toca en el jueguecito.

Tela marinera. Bien que me he acordado de la madre y del padre de todos los juerguistas durante todo su paso por Ruiz de Alda.

Ruido, bien de ruido. Digo yo que teniendo en cuenta que estas cosas que se les ocurren son como los suflés, pasta chunga y mucho aire, podían también ser igual de silenciosas. Y ya que a los vecinos les están importando estos festejos dos pitos, que al menos no nos den la coña ni nos saquen de nuestras cosas en nuestras casas. Si quieren meter ruido literal con la panfletada cutre del Santander de barrios por paises, que se vayan a Mataleñas, que allí no molestan. Porque además no hay cosa que más me joda (con perdón) que que me fuercen a vivir una fiesta que ni es mía ni me apetece ni me tengo que comer por narices.

A este paso, le voy a coger a la chorrada esta de Santander 2016 tal manía que me convertiré en un directo activista de la candidatura de Cáceres, por decir una.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: