Queratotomía arqueada

Me tienen que hacer una queratotomía arqueada en los dos ojos. Dice mi médico que ese nombre sólo busca la importancia del oftalmólogo, y que en realidad lo que hacen es “cortarte el ojo como si fuera un puro”. Gran amigo mío el bueno del Borja, sí. He buscado en internet sobre el asunto, pero he salido espantado de algunas aclaraciones demasiado concretas sobre la operación.

La doctora me ha dicho que es no nada complicado, con mejor post-operatorio que la primera intervención de láser. Cuando me ha entrado el canguelo ha sido cuando la enfermera lo ha ido poniendo crudo: que si primero el ojo izquierdo, que si unos cortes, que si después no sé cuántas revisiones, que si luego el otro, que si más revisiones,…. O sea, tranquilizándome como le han debido enseñar en el curso de “cómo dar noticias jodidas a pacientes hipersensibles a todo”.

En resumen, que me fui yo tan campante a Bilbao a por mi alta, y me he vuelto con un consentimiento informado y una pastilla de no sé qué tranquilizante que me tendré que tomar si no quiero que me de un ataque de nervios como la primera vez, con un ojo ya achicharrado y con la córnea del otro recién abierta. Casi que prefiero pasarme tres horas babeando por las esquinas mientras arrastro las piernas y las manos no me responden que saliendo empapado en sudor y con la convicción de haber hecho el más grande de los ridículos en estado de shock histérico. El 9 de abril, que me hacen esta cosa entre las 10 y las 12 de la mañana, os cuento, que como sólo operan un ojo de cada vez, tuerto podría aún escribir.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: