Ahorro responsable y facturas

(Artículo publicado en mi sección A pesar de Todo del blog Opiniones Libres)

Hace tiempo decidí ahorrar agua. El planeta se seca, dicen, así que hay que hace un consumo responsable y austero. De forma que cumplo todas las reglas al uso para no desperdiciar ni gota: la lavadora, llena o a media carga y con el programa de ahorro correspondiente (me ha costado un huevo aprenderme los símbolos de los mandos y las combinaciones entre ellos para que realmente hagan lo que quieres, que suele ser eso tan prosaico de lavar la ropa, vamos); el grifo cerrado mientras me cepillo los dientes; ducha en vez de baño; y nada de lavavajillas medio vacio, que en mi caso, como no tengo, viene a querer decir que se lavan los platos cuando no quedan limpios y la pila rebosa. Cada vez que llega el recibo me hincho de orgullo por lo poco que gasto. Ahora que el bolsillo ni se entera, porque me cobran 40 metros cúbicos aunque nunca paso de 16 ó 17. El mínimo lo llaman, que es un muy mal incentivo para la solidaridad y peor premio para los que hacemos el esfuerzo.

También hace tiempo decidí ahorrar energía eléctrica. Gastar mucha corriente intensifica el efecto invernadero, dicen, y eso suma enteros en el cambio climático. Así que luz tenue, bombillas de bajo consumo (que directamente no dan luz), ordenador apagado por las noches y mientras no estoy en casa (adiós a las descargas por miles de megas), jersey y albornoz en vez de estufa, aparatos desenchufados en vez de en standby y comida fría para no derrochar microondas. También cuando llega el recibo me pasmo de lo que se puede conseguir viviendo como en el siglo XIX, aunque ya se encarga mi empresa suministradora de bajarme el vacilón cobrando las mensualidades alternas por consumos estimados porque no saben cómo hacer para cumplir la obligación que les han puesto de cobrar por meses, y acumulando recibos (tres he pagado en diciembre) porque no han sido capaces de adaptarse al nuevo modelo que separa suministro de transporte.

Y por supuesto, ahorro con el gas natural. Hay que aprovechar bien los recursos naturales para que les queden a las generaciones futuras, dicen. Apago el calentador cuando no necesito agua caliente, y procuro ajustar los tiempos de cocina para no malgastar. Es cierto que este suministro es más barato que los otros dos, pero también (cómo no) la empresa que me lo trae a casa se ocupa de cobrarme, para que no me acostumbre a recibos de poco dinero, revisiones anuales obligatorias, certificaciones de la red interior y no sé cuántas cosas más que tengo que permitir que unos señores de una contrata con poco humor y las formas justas hagan en mi casa porque sí. Ah, y en su horario de trabajo, no en el mío (te recomiendan que dejes la llave de casa a un vecino para que les abra si tu no estás, de una inocencia tal la idea que pone de manifiesto que estos señores no son de este planeta).

Total, que mi activismo verde comprometido me lleva a fregar con agua fría, andar a ciegas por casa, no poner el cacharro de gas que reparte aire caliente por los techos (además soy incapaz de colocar correctamente los botones invierno/verano y no sé bien en qué posición se consigue el encendido), tirar de la cisterna cada dos veces, y los suministradores me lo recompensan cobrándome lo mismo que si gastara el agua de tres piscinas olímpicas, tuviera las luces de un aeropuerto en casa y gastará el gas que cabría en un zepelín. Es lo que tiene la conciencia responsable, que excepto tu madre y ese compañero ecologista que sale los sábados a ver pájaros en las marismas que todos tenemos en el trabajo, nadie la entiende ni la valora.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: