Cajas exprés 2`5 veces más lentas

Mi sino en las grandes superficies es toparme siempre con la cajera más inútil de todo el lineal de cajas. A la que se le cuelga el ordenador, se le acaba la cinta de papel, se le rompen las botellas de vino en la cinta o se la lía parda al cliente anterior y le cobra tres veces el producto más caro que lleva (y no sabe revertir el cobro, claro). Por eso, en donde hay sistemas de autopago, allá que me voy como una exhalación (estoy pensando que sólo loas hay en FNAC y en IKEA). El sábado me puse en una fila de estas cajas, y menudo error que cometí. Me tomé la molestia de contabilizar tiempos, y perdí en el servicio exprés (así lo anuncian) por 2,5 veces. O sea, que en una caja tradicional tardan más de la mitad de tiempo menos en atenderte. Y no es culpa del cliente, que la pistola del escáner la usé yo, sino de la chica (lo del sexo es lo de menos; también hay chicos muy inútiles) que tenía que sacarme el ticket por usar tarjeta, y comprobar que había pasado por caja todo. Me tuvo cerca de cinco minutos en espera, mientras se destrababa en dos cajas, sacaba mi papel, encontraba un boli (pretendía irse a no sé dónde a buscar uno) y me contaba los productos. Le pregunté si en sueco exprés quería decir más lento, pero no le gustó la ironía y torció todavía más el gesto (yo creo que estaba superada por el entorno). De ofrecer disculpas, por supuesto, nada de nada. Como soy un obstinado, seguro que la próxima vez lo vuelvo a intentar.

Lo de los cristos que se arma la gente en el autoservicio lo cuento mañana (o pasado, que ando vago).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: