La piedra lunar de Franco

21 julio 2009

Mira tú, que ahora que está tan de moda lo de los regalos a los políticos (bueno, el cohecho impropio que se dice, que es así algo así como “ahora trinco y luego te digo si hay algo de lo tuyo”) resulta que al general Franco le regalaron un trozo de la luna y se quedó con ella. Tanto se quedó que por lo visto a su hija, que debió de heredarlo junto a otras fruslerías acumuladas por su padre en los cortos cuarenta años de dictadura, se le ha perdido entre las muchas cosas que tiene en sus muchas casas (esto es cosecha del Francisco Franco contemporáneo, nieto del dictador, una lumbrera).

Roca lunarVaya tela. Dice el Franco actual que la roca se la regalaron a su abuelo, no al pueblo español, y que por eso hicieron con ella lo que quisieron. Y en el que lo que quisieron se incluye hacerla dinero subastándola en Londres. Menos vergüenza no se puede tener, la verdad. Carrero Blanco por lo visto era un energúmeno del régimen, pero su hijo sí que ha entregado su trozo a un museo, empujado por su propio vástago que le hizo ver en 2.007 que esa roca se la habían regalado a los españoles, y no al almirante. Claro, que Franco era la luz que no dormía ni se apagaba para que los españoles pudieran vivir en paz, y eso es más título que cualquier otro para quedarse piedras, propiedades y hasta un país.

Yo me atrevería a exigir a estos que están ahora atizándose con los bolsos y rasgándose los trajes exigieran a la señora de Meirás que busque por los cajones hasta dar con la piedra y devolverla. Es una tontería, y una piedra de nada (o de mucho, que viene de la luna -¿será de la de Valencia?-) pero es una piedra que regalaron a España. Por lo visto, el general la usaba de pisapapeles en el despacho, puede que incluso de las sentencias de muerte, y ahora donde debería estar es en un museo, hasta recordando tan lúgubre función y tan mediocre custodio.


A %d blogueros les gusta esto: