Citilab-Cornellá

(Este post en movilidad es un rollo de trabajo, nada lúdico, así que si al acabar de leerlo te ha parecido una petardada, que sepas que ya estabas avisado)

Hoy estoy en Cornellá (Barcelona), en un sitio llamado Citilab, que es un centro de conocimiento tecnológico. Está en una antigua fábrica de chimeneas que han recuperado para la tecnología. Les ha quedado muy bien. De cuatro personas a las que he preguntado para llegar, dos me indicaron el camino correctamente, y otros dos me han devuelto la pregunta en esa forma tan nuestra del “¿cuálo?”. Todo muy mínimo, madera y cemento, mesas blancas, sillas con tablero para escribir, y red wi-fi. Está muy de moda reconvertir edificios singulares en nuevos edificios singulares. Con este han hecho un muy buen trabajo, aséptico, limpio, ordenado. El director es un crack que nos ha vendido su proyecto muy bien vendido. Lo cierto es que esta experiencia tiene una pinta cojonuda que sería perfectamente exportable a Santander, por ejemplo. La tecnología es una puerta a la oportunidad en tiempos de crisis. Aquí además se ve que es un instrumento de desarrollo colectivo. Cornellá lo ha entendido perfectamente, y su laboratorio tecnológico es una demostración de ello.

Cornellá queda a media hora en metro desde la estación de Sagrada Familia, que está a diez minutos de la de Universitat, que me queda a cinco del hotel (que calor por la noche, por cierto. Mucha bañera y pie de ducha separadas, pero la habitación parecía un horno). Y el Citilab está a las afueras de la ciudad, cerca de donde se acaba el pueblo, que me dijo el cuarto de mis informantes, un paisano que creía que esto era algo de médicos. Es lo que tiene.

Somos así como entre 20 y 40 (la gente sale, entra, se va al café, saluda, alguno se ha ido de tiendas,… Lo típico en estos casos), variopintos. Y nadie ha traído regalos, así que yo los míos los he escondido: no hay nada. Yo creo que la falta de un acuerdo de financiación y el enorme gasto de la T1 de El Prat (una pasada desde el aire; parece una nave de Start Treck varada en un lodazal) ha hecho que la Generalitat haya decidido no regalarnos más que un café y unas pastas. Bueno, qué le vamos a hacer. Tomo nota.

(¿Ves cómo era un coñazo de post?)

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: