Qué mal ando de salud

Estoy hecho un cristo. Tengo la alergia disparada, y un día sí y otro también me hincho como un pez globo y me salen unos ronchones como manos de grandes. Debería tomar el medicamento que tengo recetado para esto, pero como me provoca sueño, si lo hago me paso el día como un oso panda, sin picores pero con la fisionomía muy lenta. Es de ver cómo se me ponen las manos, que parecen el cuello de una foca. Para quitarme los anillos las tengo que meter media hora en agua fría y luego darle bien de jabón a los dedos. Por tres veces, además, la hinchazón se ha dejado acompañar de un fuerte dolor en el pecho, a la altura del esternón, como si me pincharan con un tenedor de siete puntas.

Se ha sumado anoche al guateque de la salud un fantástico y muy cómodo tirón a la altura del cuello, de lado a lado, que me duele como qué. Cada movimiento en la cama (y yo me muevo un montón) ha sido un “me cago en la leche” (bueno, en realidad en la leche no, pero queda muy feo escrito). Y levantarme un espectáculo. Como hiciera lo que hiciera, algo me dolía muchísimo, me he quedado paralizado cinco minutos explorando las posibilidades, hasta que con cuidado he logrado sacar las piernas y apoyado en el suelo darme un solo impulso, de repente, para que el juramento fuera uno, directo y rápido.

Con todo esto digo que no estoy en mi mejor momento de salud, aunque seguro que esta tarde me dice el médico que no es nada, me dará cuatro recetas (de cosas que me reventarán el estómago como el jodido ibuprofeno que me tomé por la noche) y que pase el siguiente) que será un viejo o una vieja con lo suyo de siempre. Bah.

2 Responses to Qué mal ando de salud

  1. Alfonso dice:

    Demonios, no nos preocupes….cuéntanos como evolucionas.

  2. juan antonio dice:

    Acertaste, no tienes nada, te quejabas por nada, eh!, jeje

A %d blogueros les gusta esto: