Adios a la rubia (y al blanquecino)

26 junio 2009

Las ha entregado Michael Jackson, el rey del pop (y de la melanina deconstruida y de los chistes de mal gusto sobre niños y sexo). Pobre hombre. Tantos años clareándose la piel para al final ir a terminar apergaminándose a los 50 metido en una caja. Cuántas lágrimas  recorrerán las mejillas de sus fans (acompañadas de aullidos, desgarros de vestimentas y hasta desmayos de dolor). Y cuántos LP’s con las portadas más sobadas que un HOLA en la consulta de un dentista empezarán a aparecer en E’bay a la caza de coleccionistas de fetiches. Yo no tengo ninguno, y de tenerlo seguro que lo colgaba por ahí para hacerle unos euros. No soy partidario, que me decía el director de un gran centro comercial sobre mi afición por la música popular de Cantabria (antes de venderse a la miseria y quedarse junto a otros canallas con un concurso y un festival que no eran suyos, por cierto), así que me podría deshacer de cualquier cosa relacionada con este tipo, que seguro que era tan desagradable como parecía.

Ya es mala pata también que al tiempo que el deslavado este se haya muerto Farrah Fawcett-Majors, la rubiaza de Los Ángeles de Charlie. Esta señora sí que era un mito, y aquella serie de las de verdad de la buena. Cuántos talleres de coches habrá adornado el rostro de esta mujer de bandera, sola o en compañía de las otras dos intrépidas detectives. Y más allá de su relación hoy sí, hoy no, mañana quizá, con el crápula de Ryan O’Neal, con el que parece que iba a casarse (supongo que por dar paz a las almas en las puertas de la muerte), la buena  de Jill Monroe nunca provocó más escándalos que los que pudieran surgir en el seno de los matrimonios de los hombres perdidamente enamorados de sus ojos y que guardaban en secreto fotos suyas en la mesita de noche.

Total, que Michael (que no sé por qué seguía siendo una estrella después de muchos años sin grabar nada nuevo y de sus porno-movidas con niños) y Farra, han salido camino de la historia y de los especiales de periódicos y revistas. Ojalá se diviertan allá donde hayan ido (el Jackson al infierno seguro)


Los cursos de la UIMP

24 junio 2009

Que intelectual es todo en la UIMP. Todo rezuma categoría académica, y un huevo de pijerío universitario. Trajes azul marino y gris marengo (que son colores de terno de funcionario del grupo B), maletines de piel (aquí no dan esos bolsos de loneta con el título del evento impreso en blanco con tinta que se cae sola), ropas de verano, sonrisas, abrazos y apretones de manos. La gente se conoce, lo que me hace pensar o que los cursos se repiten año tras año y ya son una cita social ineludible, o que los ponentes y la mayoría de los alumnos en realidad se dedican durante el año a recorrer el mundo de curso en curso. O incluso que la gente que se mueve en estos entornos es así de fina y educada, y saluda siempre como si fueran aristócratas (que parecen una sola familia muy grande y muy bien avenida).

Los cursos tienen unos títulos muy rimbombantes, acordes con el plantel de profesores y alumnos. De esos que por mucho que lo intentes no te enteras de qué van hasta que no lees el programa completo. Y aún así, hay veces que ni papa. Tienen también al secretario general de la Universidad de inaugurador y clausurador de guardia. El hombre se arrastra de sala en sala, supongo que con un discurso estándar de gracias por venir y hasta la próxima. La verdad es que todo lo que dice son espacios comunes, sin olvidarse de hacer un llamamiento a aprovechar el entorno (la playa), el clima (en caso de que no llueva) y la gastronomía (el bebercio fundamentalmente). Un crack multiorquesta.

Este año han dado una carpeta de cartón y gomas, más barata que los cartapacios de otras ocasiones (en polipiel), pero igual de recurrentes y útiles. Sobra el boli, que escribe, cuando escribe, fatal, y lo del colgante con el carné, que jamás he visto que nadie verifique y lo único que hace es estorbar (y manchar los cuellos de camisas y camisetas). Ah, y que modernizaran su página para posibilitar el pago por pasarela o transferencia, que en lo administrativo se han quedado tan antiguos como el mobiliario del Palacio.


Coge, coge, ‘ques’ gratis

22 junio 2009

Lo del “coge, coge, ques gratis” a gritos en un buffet libre de hotel definitivamente es español. Los cuidadosos extranjeros son más discretos, y si se atiborran como cerdos, no se les llega a notar. Los nacionales se ponen los platos hasta arriba de lo que nunca tomarían en sus casas (porque es creencia generalizada que el hecho de que un español desayune huevos, panceta, salchichas, seis donuts, dos rebanadas de pan con aceite, macedonia de frutas, un vaso de zumo de naranja, otro de piña, otro de melocotón, muesli y un yogur con bífidus le hace más exquisito) y lo hacen con ostentación, moviendo mucho las manos en dirección a las bandejas de los alimentos y enseñando los platos en alto hacia la mesa del fondo (donde está el resto de la pandilla pueblerina) como si fueran el trofeo de un torneo deportivo. Si son mayores, por eso del hambre que se pasó en la guerra, incluso apañan para pasar el día. Y si no son mayores, pues también, “ques gratis“. Ya no se pide un poco de albal para llevárselo a puñados, que explotando al máximo las opciones del hotel puede usarse la bolsa que dejan en la habitación para la ropa sucia.

Lee el resto de esta entrada »


Volé con la Infanta Cristina

19 junio 2009

¡Qué fuerte! Ayer volé de Barcelona a Madrid con la Infanta Cristina sentada diez filas más adelante que la mía. Yo iba, como siempre que vuelo, en el asiento de la salida de emergencia (no me caben las piernas en los otros, y qué coño, que si pasa algo, salgo el primero por patas) y ella en bussines. Nos separaban unas cortinillas grises y del orden de 200 euros en el billete. Ah, y que estaba acompañada de cuatro señores con unos bultos sospechosos en las americanas que le llevaban un maletín, y a mi me arrastraban la maleta y el maletín del portátil…yo mismo. Por lo demás encantadora, repartiendo sonrisas y saludos a todo el mundo. Bueno, a los otros cuatro pasajeros de bussines, que yo creo que el resto del pasaje ni se enteró. Entró al avión la última y salió la primera. Yo me di cuenta de algo raro porque como buen patriota estaba cotilleando por la ventanilla, y la vi apearse de un microbús y subir a todo correr la escalera hasta la entrada del finger. Lo que se me pasó hacer para conseguir el cum laude de españolidad fue ponerme a gritar como un loco “es la Infanta, es la Infanta”.

Lee el resto de esta entrada »


Citilab-Cornellá

17 junio 2009

(Este post en movilidad es un rollo de trabajo, nada lúdico, así que si al acabar de leerlo te ha parecido una petardada, que sepas que ya estabas avisado)

Hoy estoy en Cornellá (Barcelona), en un sitio llamado Citilab, que es un centro de conocimiento tecnológico. Está en una antigua fábrica de chimeneas que han recuperado para la tecnología. Les ha quedado muy bien. De cuatro personas a las que he preguntado para llegar, dos me indicaron el camino correctamente, y otros dos me han devuelto la pregunta en esa forma tan nuestra del “¿cuálo?”. Todo muy mínimo, madera y cemento, mesas blancas, sillas con tablero para escribir, y red wi-fi. Está muy de moda reconvertir edificios singulares en nuevos edificios singulares. Con este han hecho un muy buen trabajo, aséptico, limpio, ordenado. El director es un crack que nos ha vendido su proyecto muy bien vendido. Lo cierto es que esta experiencia tiene una pinta cojonuda que sería perfectamente exportable a Santander, por ejemplo. La tecnología es una puerta a la oportunidad en tiempos de crisis. Aquí además se ve que es un instrumento de desarrollo colectivo. Cornellá lo ha entendido perfectamente, y su laboratorio tecnológico es una demostración de ello.

Lee el resto de esta entrada »


La fotaza de Gadafi con Berlusconi

15 junio 2009

Joder qué risa me he tirado con la estampa de Gadafi cogido del brazo de Berlusconi-cara-salmón al llegar de visita a Italia.Gadafi en Italia El dictador libio sale disfrazado con un uniforme militar que le queda de carnaval, como de raso brillante con unas charreteras doradas enormes que parecen borlones para cortina, y bandas también doradas en el pantalón y en las mangas. Por supuesto, la gorra de plato, que levanta el frontal dos manos, le viene grande. No le faltan de adorno las medallas, un porrón que le ocupa medio pecho, y un cordón de clavos que parece una marona y le llega a la cintura. Y ya para el descojono total, lo de la foto pegada en la casaca. ¡Lleva una de no sé quién al que colgaron los italianos en 1931 con marco y todo! Menudo papelón el de los dirigentes italianos que le recibieron. Me los estoy viendo primero entornando los ojos para adivinar qué coño era eso, y luego apretando los dientes para salvar el momentazo y de paso no mearse de la risa por la estampa.

Lee el resto de esta entrada »


Qué afán por ilustranos

12 junio 2009

Hoy quiero agradecer a los medios de comunicación ese afán informativo que está estos días llevándoles a radiar minuto a minuto los múltiples problemas técnicos de los aviones de modelos similares al que se cayó en el mar en el vuelo Brasil-Francia. Da gusto ver cómo se preocupan por aumentar el conocimiento científico de la inculta ciudadanía, presentando en sus crónicas un amplísimo cheklist de fallos de motores, navegadores, altímetros, potenciómetros, velocímetros. Y ayudando al mismo tiempo a generar confianza y tranquilidad a los que vuelan.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: