Una tostada

A la amplia gama de cutreces que conozco para tirarse toda la tarde ocupando silla y mesa en una cafetería con la consumición mínima, le faltaba la opción de la tostada que pude ver ayer: cuatro viejas con sus cuatro cafeses y sus cuatro vasos de agua acompañados de una tostada completa cortada en pequeños trozos para repartir entre las cuatro. ¡UNA!. Poco hecha, no sea que les fuera a sentar mal a las pobres, que no tendrán costumbre y serán de las que van diciendo por ahí que son de poco comer, que un yogur ya les llena, pero luego se ponen tibias cuando es de gratis. No sé si es posible superar tanta miseria. Supongo que los camareros estarán curados de espanto y cosas de estas verán cada dos por tres, pero anda que no se puede ser más tirado de la vida.

Estas cosas, los que llevan la cartera tiesa como la mojama no las hacen, porque el que no tiene un duro no va de cafés a las terrazas del Paseo de Pereda. Si acaso, pasea arriba y abajo, que todavía sale gratis, pero no se sienta de cinco a nueve y media con un café mediano por toda consumición. Eso es más cosa de los de los apellidos con guiones, que son más agarrados que un chotis, o pobres como ratas pero que no pueden dejar que se sepa, que se les va el prestigio tan duramente conseguido después de tardes y tardes de señorío al sol de la bahía

 Ahí es nada, qué felices estaban las señoronas con su tostada de merienda “al centro” para compartir, que se dice en los restoranes finos. Y qué apuro daba verlo. Supongo que no pedirían doble ración de mantequilla o de mermelada por eso de que eran cuatro a dar cuenta de la tostada, que el colmo sería. Aunque visto lo visto, a mi ya no me extrañaría, y total, a ellas que más les da, si tienen morro para pedir una tostada para cuatro y quedarse tan frescas (bueno, tan panchas, que por la edad muy frescas ya no estaban, la verdad).

One Response to Una tostada

  1. Juan Antonio dice:

    Seguro que los camareros las conocen, seran de las de todos los dias y la misma mesa junto a la ventana para entre sorbo y sorbo mirar media hora por la ventana o desde la terraza a ver quien pasa. A ellas el cafe les sale barato, 1,20€ entre 240 minutos!

A %d blogueros les gusta esto: