Otra avería

Ay, señor, señor, que hartito que estoy empezando a estar de mi coche. Bueno, en realidad más que del coche, del servicio técnico de la marca de mi coche. Tengo un Citroën C4 que me gusta mucho. Lo cuido como si fuera el gato aquel que no me compré. Incluso cuando estuve en Nueva York en 2.006 le traje un regalo (dos coches pequeños de goma, uno de la NYPD y otro un taxi Yellow Cap, que lleva colgados con una cadenita en uno de los enganches del salpicadero). Duerme en garaje desde el principio, lo llevo a lavar a mano (14,50 euros), sólo le pongo combustible Repsol, ni se come ni se fuma dentro, los complementos son siempre originales de su marca (alfombrillas, ambientador, escobillas de los limpias,…). Vamos, que mejor atendido no puede estar.

Cuando se acabó la garantía original, me gaste casi 700 euros en una ampliación de dos años que vencen en junio. Pues es justo ahora cuando al jodido más problemas le ha dado por darme, y cuando peor servicio del taller estoy recibiendo. Le están saliendo pequeños fallos para los que se gastan grandes excusas en Citroën. La que más me sobrecarga, la de “eso es normal después de cuatro años”. Hoy ha sido el limpiaparabrisas. No sé por qué razón, se ha desajustado y una de las escobillas choca con la otra y con el extremo de la luna. Y va a fallar justo dos días después de salir del taller de reparar una vibración el motor, que era la segunda vez que trataban de localizar y solucionar, y cinco antes de tener que pasar la ITV.

Desde hace medio año, el cristal de la ventanilla del conductor cruje cuando se baja, como si estuviera retorciéndose. Pues cada vez que lo digo, me sale el jefe de taller (un estirado al que he cogido una manía de esas de las mías, grande grande) con lo de que está seco no sé qué, o que ha encogido no sé cuantos, o “eso es normal después de cuatro años”. Y ahí está el puto crujido, que me pone de los nervios porque ni me acostumbro a él, ni en el fondo me da la gana acostumbrarme. Sin remedio, en cualquier caso.

El lunes voy a montar un pollo. Pero me dará igual, así que ya me imagino el día. Y la excusa: “pues no le hemos encontrado nada”.

2 Responses to Otra avería

  1. Alfonso dice:

    Pués ya sabes…..ponlo en manos de consumidores. Bueno también puedes encargarle a Guimerans que te ayude.

  2. Juan Antonio dice:

    Cuanto mas le cuidas peor te sale y más te cabreas. A partir de ahora a lavarle al Elefante Azul y gasolina del Carrefour, para que espabile

A %d blogueros les gusta esto: