De La Cubana y de la alarma del jamón

El pasado domingo estuvimos viendo en Madrid a La Cubana, que cumplen 25 años dando el espectáculo en el escenario regalando al público la reposición de la obra Cómeme el coco negro. Fantástico!!! Divertido, ameno, interactivo, disparatado. Desde que te recogen la entrada hasta que sales dos horas después te lo pasas pipa con un show del que eres también parte. Genial. No puedo contar la obra porque como dicen en el folleto de presentación de la actuación el secreto forma parte del espectáculo, que como todos los de La Cubana lo tiene. Pero merece la mucho la pena verlo. Yo ya conocía a la compañía, porque hace años tuve la oportunidad de verlos en Torrelavega. Es teatro de permanente vanguardia. Es una pena que Santander no sea capaz de atraer compañías como esta. Aunque no me extraña nada tampoco. Vamos de pijos del arte, de sublimes y refinados, con nuestro FIS de provincianos para que las cuatro grullas con apellidos y los politiquillos de traje de poliester se dejen ver en agosto, y nos perdemos grandes oportunidades como esta. O como las decenas de ellas que otras ciudades con menos fantasmas finolis al cargo de la cultura sí saben aprovechar. Me temo que tenemos lo que merecemos, por conformarnos con una ciudad aburrida, sosa y envejecida. Y la cosa no tiene remedio, así que con este panorama desolador habrá que salir fuera para ver arte.

En Carrefour le ponen alarma a los paquetes de 100 gramos de jamón serrano. Lo supe porque las dificultades de una cajera poco hábil y las deficiencias de funcionamiento del desalarmador lo dejaron al descubierto. Además de sumar cinco minutos más al coñazo de espera en la cola de la caja, claro. Tenía la cosa un toque de surrealismo que lo hizo simpático, aunque sólo al principio. Los compradores del jamón estaban tan sorpendidos que fueron pasando por el arco antirrobo el salchichón, el chorizo, las pizzas congeladas, la leche, el azafrán, con tan mala suerte que este también pitó. 4 euros cuesta el botecito, así que es normal que se alarme, sí. A mi el chorizo no me sonó, y el jamón lo compro de york, que se da por hecho nadie roba. Me pregunto si los jamones enteros, con pezuña y todo, te los tienen que sacar los guardar jurados.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: