Buenas tardes de nuevo

Buenas tardes.

Hace casi tres meses que este blog esta en coma. Supongo que me ha sucedido lo que a la mayoría (sólo unos pocos no sucumben nunca a nada negativo): que no soy capaz de sacar tiempo para sacar tiempo. No tengo excusa: ni el trabajo me come la vida, ni el sueño me la quita otro poco, ni carezco de temas sobre los que poner algo en negro sobre blanco.

Así que hoy tomo conciencia de mí mismo (suena de madre, debí leerlo en algún sitio profundo durante un vuelo o así), y retomo la actividad literaria (ja, qué pretencioso) del blog.
Me dijo mi amiga Ruth casi cuando el blog pasó a respiración asistida que me dejara de grandes discursos y escribiera de lo cotidiano. Eso haré. Trataré de decir aunque sea poco pero siempre. Y veremos si la resurrección dura.

Lo dicho. Buenas tardes, y bienvenidos de nuevo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: