Ayer era mañana, y hoy ya es hace dos días (Fuerteventura, mucho del todo)

Jueves y viernes en Fuerteventura. Lo he pasado bien en el Congreso. En realidad, en los congresos siempre se pasa bien, porque priman las relaciones personales y el rollito grupal antes que las doctas lecciones del programa, que también, pero menos. Dentro del auditorio, muchas corbatas (qué horror, con el calor que hacía), y en las afueras, muchas risas y colegueo. Pues de eso se trata, al fin y a la postre, de aprender, comprender y compadrear.

Comida del jueves a nuestra bola (en el Puerto, muy entretenidos con los catalanes, en un restaurante-pachorra de esos en los que el primer plato llega cuando tienes el estómago pasado, y el postre te parece la cena), tarde de relax y cena en el quinto pino. Qué angustia de viaje, a oscuras, lejos, muy lejos, para llegar a un hotel todo-lujo y cenar al borde la piscina, frente a una fuente y amenizados por un grupo (o algo así) al que se unió la buena de Cochi y sus canción canaria (excelente cantante, por cierto). Más frio que calor, platos raros y buen vino (tienen allí uno cojonudo, el malvasía, muy de recomendar, que entra solo aunque tampoco emborracha ¿o sí?…no me acuerdo…)

Y por la noche, ay, la noche. Más fiesta. Para eso es la noche española, para disfrutarla en garitos con humo, música disco y algunas comparsas cutres.

Y el viernes tocó el fin del todo, y nueve horas de aviones y aeropuertos. Más la dura despedida, nunca querida, pero inevitable. De la fiesta, de la jarana, de la lejanía, del comadreo, del colegueo, de la cercanía, del ocio, del trabajo, del sol, del calor, de las camas hechas, de las camas deshechas, de los jabones de baño, del desayuno-buffet, de las sonrisas, de las palmadas…

Allí quedaron Fuerteventura y Lanzarote, y sus gentes. Amables, agradecidas, y de agradecer. Nos han tratado como se trata a un huésped: con amabilidad, cariño y atención. Magia.

Esto es todo. Aquí acaba el todo. Mañana, o pasado (que no prometo nada; el viaje me ha dejado huérfano de horas en el currelo), otro todo nuevo. ;-)

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: