Ando vago, y Cabezón se diluye.

Estoy un poco vago. Tienen razón los que me reprochan no escribir más. Serán cosas de los ciclos vitales, o más bien de la falta de vitalidad que me provoca el cansancio por el trabajo, que ganas de decir cosas nunca me faltan.

Por ejemplo, que se nos diluye Cabezón en el grupo socialista en Santander. Al principio de legislatura, acorde con una campaña personal, anodina pero muy de foto de uno solo, Jesús Cabezón opinaba, decía, proponía. Concretaba la acción de oposición desde la izquierda. Pero con el tiempo, Cabezón se ha escurrido detrás del logo del grupo. Cambia imagen de producto (él) por imagen de marca (PSOE). Y al tiempo, otros aprovechan para meterse en el hueco, y hacerse grandes, si es que alguna vez dejaron de serlo (por ejemplo, la incombustible Rosa Inés García). No sé si será estratégico (por eso de escapar en cuanto estén distraidos), o producto del cansancio anticipado por una travesía en el desierto de cuatro años de oposición. El caso es que se nos camufla don Jesús en las sutiles sombras del somos dejando ser soy.

Mañana más (del alcalde y la pertinaz sequía).

2 Responses to Ando vago, y Cabezón se diluye.

  1. Anonymous dice:

    Unicamente es la edad.

  2. Víctor Javier dice:

    La edad, el tiempo, la vida jodida que no para. Me dan ya tirones por tríos…

A %d blogueros les gusta esto: