Ya regresé

Pues como todo lo bueno se acaba siempre, mis vacaciones acabaron, y la terrible rutina del largo invierno de la desesperanza (tal cual en esta ciudad, madre mía, que cada día se me viene más encima) se vuelve a instalar en nuestras vidas (menos mal que gastamos mucho esfuerzo algunos en hacerlas alegres, divertidas y dinámicas).

En los próximos días prometo dar cuenta de París, y retomar mi mirada crítica sobre lo que nos circunda (excepto mi pregunta sobre los andamios, que se encargó de contestarme uno cayéndose en la calle Burgos justito el día después de colgarlas en el bolg, el resto están sin contestar, no sé si porque no merezco respuesta o porque nadie más que yo se las ha planteado -ni el PSOE, al que regalé medio Pleno ordinario de preguntas-).

Voy a seguir buscando mis cosas por la mesa, aclimatando mi cuerpo a las horas de sentado, mi vista al despacho y al gris perenne de Santander, y mi alma a la tristeza de una ciudad en la que septiembre y la crisis postvacacional duran hasta julio.

One Response to Ya regresé

  1. Anonymous dice:

    Hola Victor. Comparto tus negras previsiones. Esta ciudad ha tocado fondo. No ha llegado siquiera la transición. Que pena ver como pasan los años y la derechona casposa y rancia sigue copando los puestos de representación. Da igual que haya escándalos en el Merca, que los puestos que dejan los políticos sean ocupados por otros políticos, que se programen obras faraónicas e innecesarias que luego se abandonan al mes siguiente de las elecciones, se prometan metros ligeros, se monten ostentosas carpas con proyectos mastodónticos… Pero lo malo es comprobar como no hay alternativa, que sigue sin surgir esa figura que ilusione y motive a los ciudadanos de esta ciudad…Creo que como esto siga así, terminaré exiliándome en Siberia, donde seguro encontraré más “calor” humano.

A %d blogueros les gusta esto: