Populista sencillez

18 junio 2007

Me cuentan que esta mañana, para sorpresa de los guardias de la puerta principal del ayuntamiento, aguardando en la cola de vecinos que deseaban entrar a sus gestiones municipales, estaba plantado el líder del grupo socialista en la oposición, Jesús Cabezón. Y que uno de ellos hubo de salir a buscarlo, haciéndole notar que los ediles no han de hacer fila para entrar a su lugar de trabajo, que pueden hacerlo por la puerta de personal.

De todo puede pensarse del gesto, desde que el hombre no sabía que además de la del público hay una entrada para funcionarios y políticos (ha pasado mucho tiempo desde que ya fue concejal, allá por los ochenta, y no todo el mundo tiene la memoria de hierro), a que con la espera compartida trataba de acercarse a unos vecinos que no han sido muy receptivos a sus propuestas programáticas. Eso o que por ser lunes andaba espeso, o que él es así de sencillo, vamos.

Sinceramente, no me imagino a Rosa Inés García, numero tres del grupo, haciendo el papelón de la fila. Por muchas razones, de personalidad incluso, pero sobre todo porque no parece que estén los tiempos ni para gestos ni para despistes, sino para trabajar desde el minuto cero más uno. Y estoy seguro de que Rosa Inés no ha perdido tiempo con colas.

Si Cabezón pretendía parecer uno más, se ha equivocado, porque no lo es. Si no se acuerda de lo de la puerta de acceso de personal, también mal, porque entonces es que no ha consolidado experiencia. Y si era un puro despiste, horror, porque augura peores momentos.

De la sencillez al populismo hay un paso, y ese no puede ser el que se recorre lentamente en una fila esperando frente a una puerta.


A %d blogueros les gusta esto: