Y ya de campaña

Ya ha comenzado la campaña. Luces, música, atriles, carteles, cola, brocha, caramelos, niños, besos, pegatinas, altavoces, aplausos, clá, sonrisas profiden y 15 días de la caravana del circo por delante. Lo de siempre, vamos.

En Santander no son los de siempre (bueno, alguno de ellos lleva por ahí tanto que sí que lo parece). Candidatos nuevos (algunos…. umm, no) con ideas nuevas (alguna…. umm, no) y esperanzas nuevas (algunas…. umm, no). La ciudad no es nueva (va tirando a vieja muy deprisa), ni sus problemas (muchos tanto tiempo sin resolverse que ya forman parte indisoluble de ella). Y me temo que gane quien gane, Santander seguirá yendo a vieja y sus problemas a ser más ella.

Tenía intención de abrir una porra de resultados, pero la necesidad de ser políticamente correcto me lo impide. No podría aventurar un reparto de escanos sin aderezo de sarcasmo, y esto estoy seguro de que a alguien iba a molestar. Así que me reservo para mi y para algún amigo lo que creo que va a suceder. De todos modos, yo tenía una tía que contaba una historia:

En un pueblo tocaba una orquesta una canción.
Cuando acababa la pieza, la gente aplaudía entusiasmada,
y el músico principal les preguntaba si querían otra.
El pueblo gritaba que sí, que otra, y entonces
el músico les respondía:
pues allá va la misma que sólo nos sabemos una.

Pues eso.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: