Cartas desde el frente (I)

Mi querido amigo:

En Santander ya estamos en campaña, sólo a falta de que a los mensajes se una el “vótame“. Los candidatos están lanzados a prometer, vistando barrios, obras y colectivos, tratando de ver quién es el más ingenioso y asegura que va a hacer lo más inverosimil. Porque en el fondo de eso se trata: de proponer órdago a la grande para luego quedarse en un envido a la chica. Y ganar en sorprender, que de eso ya vamos yendo sobrados.

Algunas de las ofertas han causado perplejidad, y algunas otras hilaridad dificilmente contenida.
El candidato del régimen anda a la gresca con el Puerto a cuenta de que si ceden o no ceden terrenos a la ciudad para hacer una especie de plaza-parque sin jardines. Algo así como si yo dijera que en tu casa, sin contar contigo por supuesto, voy a poner una guardería, y que me tienes que regalar el uso del salón. ¿Quién les explica a los vecinos, después de vender la infografía a multicolor, que si no se crea el parque es porque no se puede, y no porque se quiere hacer en un sitio que no pertenece?. Con esto, y con quitar el polvo a viejas promesas no cumplidas y a levantar las de otros, anda este buen hombre de la sonrisa a todas horas.
El candidato del presidente ha abierto una oficina en el Paseo de Pereda, en la zona noble, dejando así sentado que hasta allí puede llegar todo el mundo. Que esa zona fina no es territorio exclusivo de mutones y zorro-blanco. Allí cuenta, entre otras cosas, que quiere soterrar toda la calle San Fernando y toda la calle Marqués de la Hermida. Vamos, hacer dos ciudades: la de arriba, para pasear, y la de abajo, para discurrir. Los vecinos se lo han tomado con una mezcla de “eso no puede ser” y de “¿para qué tanto subterráneo, si lo que de verdad hace falta es tener donde aparcar?”. Quitando esto y algunas reuniones con algunas asociaciones, el candidato-consejero anda de perfil bajo, aunque los carteles con mar de fondo que ha ido colocando por ahí auguran un acelerón en nada.
Y el candidato de las letras, que no sale nada bien en los carteles (hay quien se pregunta si la agencia que los ha hecho no será propiedad del enemigo) anda con propuestas muy innovadoras (lo del Wi-Fi, por ejemplo, aunque a mi madre y a sus amigas ha habido que explicarles qué es eso, como a tantos otros de su edad, legión en una ciudad que se queda vieja por años), que en una ciudad como la nuestra suenan mitad a chino mitad a utopía. Son de un arduo ejercicio intelectual, estoy seguro, pero no sé si estarán pegadas a las preocupaciones reales de los vecinos. De todos modos, es pronto y tiempo tendrá (supongo) de ajustarse a la necesidad.
De las propuestas que han dado risa hablaré más adelante, imagino. Cuando en el fragor de la batalla necesitemos dar descanso a la cabeza y hayamos de poner el color de la realidad al aluvión de insensatez que nos espera.
Con todo mi afecto,

One Response to Cartas desde el frente (I)

  1. Enriquez de teran dice:

    Los candidatos al ayto de santander de los carteles son algo asi como: 1:-Nosotro hemos creado la ley de dependencia, ves como cuidamos de los abuelitos. 2- El de la portada de disco de vinilo de 45 rpm es algo asi como: Santander eres novia del mar interpretado por (la verdad es que no se ni como se llama). 3- y al otro le falta un bocadillo en el que piense ¡que tengo yo que hacer para quedar bien con estos pelos?. Yo pregunto las fotos de la campaña se las han hecho los del mismo partido?

A %d blogueros les gusta esto: